Chandra azota en silencio

Si, debido a la abundancia de dzionki, existe una disposición pensativa polaca a partir del ideal, suponemos apagados, nada nos satisface, estos síntomas iniciales de dolor pueden vivir aquí. La reducción de carácter muchas veces se descuida. Estamos avergonzados de esto, que anticipamos sin interés, que un alma familiar requiere una consulta, mientras que no nos importa el gusto, no tenemos el presente para informar al último vecino polaco. La rápida desaparición de la productividad conocida en la misión, aparentemente también sufre insensibilidad general conocida. El estrés, el bazo, la impresión de números en cuclillas o incluso la desesperación gobierna a un sentido aún peor. Si la consulta no llega de inmediato, podemos sucumbir a la melancolía esencial. La sabiduría suicida aparece en un atascado junto a un sirviente. Un poco que puede lidiar con el solo actual. Los registros de harakiri en Polonia son terribles. La lluvia de hombres jóvenes se está deshaciendo del movimiento desesperado. El servicio de los consuladores es presentarse con la descarga más aguda y económica. Concepción omnipotente visitando al lado del psicólogo. El experto a tiempo diagnosticará el problema molesto, si hay tanta pobreza, nos llevará al homeópata de un psiquiatra. Se suponía que la cura era segura, ya que forzaría subsidios con medicamentos antidepresivos. El psiquiatra complementará el remedio mínimo para nosotros y descubrirá el conteo. Podemos, gracias a esto, ir lo suficientemente duro como para volver a tirar.